Llegamos a la Edad Media. Fue aquí donde se dio inicio formalmente a lo que definimos como rótulo. Y es que, para entender su invención, debemos conocer que este término proveniente del latín “rotulus”, que significa letrero, título, etiqueta.

En esta época los artesanos y comerciantes, mediante ilustraciones, elaboraban rotulaciones sobre trozos de madera y metal, en forma de carteles donde informaban sus servicios al público.