El vinilo, ya sea de corte, impreso, o combinando ambos es uno de los soportes más versátiles para decorar.